Emprendedores michoacanos demuestran que son ‘muy salsas’

0
1

Emprendedores michoacanos prueban que son ‘muy salsas’

Siendo México el primordial consumidor de chile en el planeta (con quince kilogramos por persona por año, conforme la Sagarpa), no es extraño localizar a emprendedores que se han aventurado en el mercado de las salsas aprovechando las recetas familiares.
Guillermo Solano Mendoza es un arquitecto técnico que dirige una compañía michoacana (Uruapan) que ha puesto en el mercado una marca de salsas a base de chile habanero, y también una de sazonadores con sabores tomados de las recetas familiares.
Su primera salsa brota en un vídeo-bar propiedad de su hermano y del que Guillermo era asociado. “A mi hermano José Luis, que siempre y en todo momento le ha agradado eso de los bares y restaurants –aunque es contador–, le ha agradado la cocina, comenzó a sacar esa salsa para el empleo del bar, donde asimismo se servían mariscos.”

La salsa, hecha de chile habanero, resultó un éxito; a los clientes del servicio les agradó tanto que inclusive hacían gracietas y jugaban a ver quién soportaba comer más de esa picosa salsa.
En el año dos mil diez, Guillermo y su padre, Guillermo Solano Cervon, procuraban exactamente en qué invertir. Exploraron múltiples opciones, hasta el momento en que decidieron que la salsa preparada por su hermano era una genial opción, puesto que José Luis ya tenía contemplado envasar sus salsas.
Ese año se comenzó la planeación y la busca de un ingeniero químico para la creación de las primeras muestras de salsas. Decidieron llamar Habatomic a la primase línea de productos, la cual tiene su basicamente en el chile habanero.

Con recursos aportados por Guillermo y su padre, comenzó la construcción de la factoría en un local familiar, y con la consultoría del ingeniero químico se adquirió la maquinaria para envasado.
En el 2011 comenzó, al fin, la producción de las primeras 5 salsas: habanero amarillo, habanero colorado, habanero verde, una salsa tipo botanera y también habanero con tamarindo. Los primeros clientes del servicio fueron restoranes y tortillerías en Uruapan y otras poblaciones.
“Al principio teníamos sendas de detalles con 2 camionetas que se iban a diferentes estados… Mas después comenzamos a ver que era realmente difícil y no le dábamos el alcance preciso, y algunas veces eran más gastos que ganancia”, comenta Guillermo.

Mas esto no desalentó a esta empresa familiar, y en dos mil doce se aproximaron a la Segregaría de Desarrollo Económico de Michoacán para participar en la primera Feria de Productos Regionales, un programa gubernativo que abre espacios en cadenas comerciales, como Walmart y Comercial Mexicana, para poner productos regionales.
Por medio de este programa pudieron poner las salsas Habatomic en los anaqueles de estas 2 esenciales cadenas; no obstante, en Walmart no se consiguió el propósito de ser clasificados como un producto de valioso para la tienda.

Caso contrario fue Comercial Mexicana, donde sí fueron clasificados, con lo que su producto comenzó a venderse en treinta y cinco tiendas de esta cadena en el occidente del país.
“Yo creo que entramos rapidísimo a la Comercial (Mexicana), puesto que bastante gente ni tan siquiera estaba enterada dónde estaba la salsa, o bien qué salsa era. Costó un tanto de trabajo impulsarla, haciendo degustación, promotoría, con el próposito de que se fuera conociendo un tanto más”, especifica este emprendedor sobre su experiencia en cadenas comerciales.

Ese año empieza la idea de crear una línea de sazonadores. La llamaron Sazzona, y con el apoyo y participación de su tío, Rubén Solano Cervon, impulsan 4 productos nuevos: jugo sazonador, salsa inglesa, salsa de soja y un mix para preparar cervezas preparadas con salsas.
Los nuevos productos fueron apoyados por muchos de sus clientes del servicio debido a su buen sabor y por ser productos de la zona.
En el 2015 deciden comenzar a envasar las salsas y sazonadores en presentaciones institucionales, y la versión sachets (bolsas) de diez gramos para comenzar a trabajar con otras marcas tanto de botanas como de restaurants que venden productos para llevar.

Hoy día, esta empresa familiar distribuye sus salsas y sazonadores en dieciocho estados del país, se prepara para exportar a U.S.A. y prosigue pensando en nuevos productos.

“A la data trabajamos y medrando, mejorando nuestros productos y manufactura, siempre y en toda circunstancia usando productos naturales… Ha sido un paseo bien difícil mas lleno de mucha satisfacción al ver los productos ya en muchos lugares de México, y próximamente a nivel mundial”, comenta este orgulloso emprendedor michoacano.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here