El emprendedor que apostó por cómputo en la nube… y ganó

0
1

El emprendedor que apostó por computación en la nube… y ganó

A los once años en lo único que piensa un pequeño tras ir a la escuela es en reunirse con sus amigos del distrito a jugar. Mas ese no fue el caso de Stanley Lara, un emprendedor dominicano, quien afirma que a esa edad prefería ir con su hermana mayor a estudiar programación y desarrollo de redes a un instituto de informática.
Quizá por su dedicación a aprender informática desde temprana edad, Stanley (de treinta y dos años) puso una canasta de basquetbol en el patio de Solvex, donde cada viernes por la tarde se divierte como pequeño con su equipo de trabajo (de veinte personas).
El joven empresario creó su compañía de TI en 2011, el año fuerte para la seguridad informática tras los atentados a las Torres Gemelas del once de septiembre.
Años ya antes, trabajando como autónomo para una firma en un proyecto de internet banking, Stanley se dio cuenta del potencial que era ofrecer servicios especializados a entidades financieras. En esa ocasión participó en el desarrollo de módulos de cuentas de ahorros y transferencias.
Con lo que implica la seguridad en un proyecto de esa naturaleza, no podía contar con internet mientras que estaba en las oficinas del banco, lo que lo encaró a su primer reto profesional, que fue no poder navegar en la página web para auxiliarse de tutoriales tecnológicos, situación que lo llevó a valorar el comprensión total de cada entre los procesos de la implementación.
Siguiente a esa experiencia, Stanley participó en un proyecto para la Suprema Corte de Justicia de Rep. Dominicana, para después incursionar en la iniciativa de adiestramiento Student Talent de Microsoft, donde conoció a su esposa y asociada, la colombiana Evelin Guerra, quien ha apoyado la administración y ejecución de proyectos. Además de esto, la detección y aplicación del talento dejó que corporativos esenciales como Claro, de Carlos Slim, se tomaran de verdad como distribuidor a la firma de Stanley.
Ya con la puerta abierta en empresas esenciales, el dominicano procuró amarrar su proveeduría mediante un servicio basado en la confianza y atención singular a los clientes del servicio por medio de su presencia en piso y la de su equipo. “Me di cuenta de que trabajar con grandes empresas no solo implicaba entregar un servicio, sino más bien producirles confianza, especialmente cuando conoces que algunos de tus clientes del servicio tienen presencia internacional y no pueden aventurarse con cualquier proveedor”, comenta.
Pasados 3 años y sin desatender su brazo de desarrollo se encaró a lo que llama ‘el problema de la nube’. “Los primeros pasos que dio la compañía fueron en un ambiente del boom de la nube; cuando nos percatamos de que era una tendencia y que los clientes del servicio tenían una necesidad cada vez mayor de almacenaje, no nos dejamos retardar en sacar provecho de este nuevo nicho de negocio.”
La primera cosa que Stanley hizo fue tener un acercamiento con una firma grande como Microsoft para asistirle a hacer la migración de datos de ciertos de sus clientes del servicio a la nube. A la data, la firma del emprendedor ha movido uno con setecientos copias, en su mayor parte del ámbito educativo.
Los desarrollos en la nube le han tolerado a Solvex incursionar en los mercados de Honduras, Guatemala y El Salvador, con cerca de treinta y cinco clientes del servicio y una facturación anual promedio de ciento once con cero dólares estadounidenses.
Stanley ha tenido que supervisar el desarrollo. “Vimos que podíamos medrar de forma apabullante, mas con el peligro de desatender a los clientes del servicio. Puedes tener veinte ideas, mas no todas y cada una puedes ejecutarlas al mismo tiempo; hay que ponerlas por prioridad.”
Otro reto fue que el primer año facturó un sinnúmero de ingresos prácticamente al cierre del año fiscal, prácticamente sin gastos que revisar, con lo que perdió un esencial margen de ganancia.
Una ocasión de desarrollo que se percata Stanley es el desarrollo de aplicaciones móviles para clientes del servicio con necesidades puntuales, para lo que produjo un área de desarrollo de aplicaciones protegidas con registro de propiedad intelectual.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here