Cómo balancear tu marketing on y off line

0
1

Cada día más marcas apuestan por hacer marketing digital por medio de banners, redes sociales o contenido en blogs y revistas digitales

Cada día más marcas apuestan por hacer marketing digital por medio de banners, redes sociales o contenido en blogs y revistas digitales. ¿Y por qué no hacerlo? Finalmente son estrategias de costo relativamente bajo que, ejecutadas de manera correcta, pueden tener un alto retorno de inversión.
Sin embargo, el marketing offline sigue siendo valioso y algunos negocios consiguen la mayoría de sus leads de ventas a partir de volantes, tarjetas de presentación, correo directo y otras técnicas “tradicionales”.

La buena noticia es que no tienes que elegir entre el mundo online y el offline. De hecho, la sinergia entre ambos puede duplicar los resultados de tus esfuerzos. Solo basta con que te pongas en los zapatos del consumidor para entender cómo funciona, por ejemplo: vas en tu auto y el camión de enfrente tiene una excelente promoción en redes sociales, por lo que entras a tu cuenta de Facebook para dar Like a la página; o quizás estás caminando por la calle y te regalan un cupón de descuento que se activa en el sitio web, así que accedes a él por medio de tu smartphone.

Pero el mayor reto es balancear el tiempo y dinero de inversión en marketing entre estrategias on y offline. Hacerlo es difícil, pero no imposible, te damos las siguientes recomendaciones:

1. Analiza a tus consumidores
Antes de definir tu plan de marketing, analiza a fondo quiénes son tus clientes (actuales y potenciales). Una vez que sepas a quién te diriges, piensa qué medios son más relevantes para ellos y cómo los utilizan. No necesitas estar “en todos lados”. Por ejemplo, si tu target tiene menos de 30 años es probable que esté en Facebook; si eres un business-to-business, la mejor opción podría ser LinkedIn; mientras que si tu mercado es senior, lo más efectivo podría ser colocar anuncios en periódicos o medios impresos.

2. Primero, lo primero: tu página Web
El primer paso para tener presencia online es contar con una página web atractiva y que funcione en cualquier dispositivo. Crearla no es tan difícil ni costoso como podrías imaginar. Una vez que cuentes con una página, es importante que incluyas tu URL en todos tus materiales de comunicación offline como volantes y tarjetas de presentación. Esto ayudará a tus contactos a conocer más sobre tu empresa y te dará credibilidad. Además, tu página web debe tener información para conectarte fuera de Internet, como teléfono y ubicación de tu local.

3. Haz SEO: Consigue que te encuentren primero
Si una persona investiga en Internet el producto o servicio que ofreces, debes asegurarte de estar en las primeras posiciones de los resultados de búsqueda de Google y Bing. Claramente, lograrlo no es tarea sencilla, por lo que existe una estrategia llamada SEO (Search Engine Optimization) que consiste en acciones para colocar tu sitio en estas anheladas posiciones. Así, los consumidores podrían descubrirte primero gracias a tu página y a partir de ahí, ponerse en contacto contigo vía telefónica o visitando tu tienda o local.

4. Aprovecha el correo electrónico
El correo electrónico es un arma poderosa para atraer y retener clientes, incluso con retornos de inversión superiores a los que aportan las redes sociales. Reúne las direcciones de compradores -actuales y potenciales- y envíales algo especial vía e-mail (un descuento, una promoción o algún contenido interesante). Recuerda que tu base de datos es muy valiosa, por lo que debes cuidarla enviando sólo contenido atractivo y de utilidad. Para obtener los resultados que esperas, procura elegir imágenes de calidad, texto bien escrito y asuntos que inviten a abrir el mail. Evita que sean muy pesados o que tengan caracteres que pudieran ser considerados como spam.

5. Crea comunidades
Si aún no estás en redes sociales, es probable que estés perdiendo una oportunidad enorme para conectarte con tu audiencia. Primero, define qué plataformas usan tus consumidores y después crea perfiles en ellas.  Invita a tus clientes a seguirte y procura no usar tus cuentas como canales de ventas si no de interacción. Para tener una base de seguidores considerable, da a conocer tus perfiles en todas tus comunicaciones offline: volantes, anuncios impresos, tarjetas de presentación, ¡en todo! Poco a poco crearás comunidades que, en un futuro, se convertirán en compradores y embajadores de tu marca.

6. Ten una estrategia 360
Define una estrategia de comunicación que integre marketing online con publicidad tradicional, como anuncios impresos y cartas escritas a mano. Para que funcionen y se potencialicen, usa tus esfuerzos offline para dirigir a los consumidores a tu página o redes sociales. Puedes hacerlo agregando direcciones completas o usando códigos QR. No importa el medio, utiliza siempre el mismo mensaje, colores y lenguaje.

7. Mide tus esfuerzos
Para saber qué estrategias funcionan y cuáles no, es esencial tener herramientas de medición. Aunque no todos los esfuerzos son medibles, algunos (especialmente los online) sí lo son. Aprovecha plataformas como Google Analytics para medir el tráfico de tu sitio web y saber dónde se originó. También puedes preguntarle a tus clientes a través de qué medio te conocieron.

Leer Fuente

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here